''Este lugar es un misterio, Daniel, un santuario. Cada libro, cada tomo que
ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y
vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte. Hace ya muchos años, cuando mi padre me trajo por primera vez aquí, este lugar ya era viejo. Quizá tan viejo como la misma ciudad. Nadie sabe a ciencia cierta desde cuándo existe, o quiénes lo crearon. Te diré lo que mi padre me dijo a mí. Cuando una biblioteca desaparece, cuando una librería cierra sus puertas, cuando un libro se pierde en el olvido, los que conocemos este lugar, los guardianes, nos aseguramos de que llegue aquí. En este lugar,los libros que ya nadie recuerda, los libros que se han perdido en el tiempo, viven para siempre, esperando llegar algún día a las manos de un nuevo lector, de un nuevo espíritu. En la tienda nosotros los vendemos y los compramos, pero en realidad los libros no tienen dueño. Cada libro que ves aquí ha sido el mejor amigo de alguien. Ahora sólo nos tienen a nosotros, Daniel. ¿Crees que vas a poder guardar este secreto?''

''La sombra del viento" Carlos Ruiz Zafón

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Escritorio: Esta noche es nochebuena y mañana...

Hoy es una noche que pasar con la familia cenando, charlando y pasando un buen rato. Pero no solo con la familia con quienes podéis pasar este día. Son muchas las personas que por algún motivo, ya sean riñas, distancia o cualquier otro, no pasarán esta noche con ellos. Pero no por eso no debéis celebrarlo con aquellos a los que más queréis. La familia política, los amigos, compañeros o vecinos, son muchas de las alternativas a coger esta noche. Lo importante es pasarla con las personas que son importantes para ti.

¿Y con quién cenaréis esta noche? En mi caso será con la familia de mi madre. Viven todos muy cerca, en el mismo barrio, así que planearlo y prepararlo todo no es nada difícil. Lo hacemos en mi casa por el tema del espacio, y porque parece ser ya se ha convertido en costumbre. Son muchos los años ya que cenamos aquí, y es que no hay nada mejor como quedar en casa. A lo mejor muchos os iréis a cenar fuera, pero para que mentirnos. Como en casa, en ningún sitio.

Pero no solo hoy los veré. El día de Navidad también quedamos para comer. ¿Qué pasa con la familia de mi padre? Pues para empezar es muy grande. Solo contando hijos con sus parejas, nietos y bisnieta hacemos 21. Si a eso le incluimos las parejas de nos nietos, algunos amigos y vecinos más allegados, y alguno que otro consuegro, imaginaros. Al principio solo eramos familia y venían todos a mi casa. Pero con el tiempo ya se nos hacía pequeña y en ninguna otra casa podía ser, así que se pasaron a los restaurantes, solo que demasiado caros para lo que ofrecían. Así que tras la comida nos pasamos a saludar y a tomar el café con ellos. La intención de estos días es ver a toda la familia, y así lo hacemos.

¿Y qué tenéis pensado preparar para la cena? En mi casa ya hemos aprendido la lección de que si se preparan aperitivos y un plato principal, este segundo no lo probará casi nadie. Preparamos demasiados aperitivos, los cuales a veces no terminamos, y continuar con más comida se nos hace difícil. Así que este años optamos por aperitivos y listo. ¿No dicen que cenar mucho es malo? Pues eso. Además cuando sobra tanta comida es a los anfitriones a los que nos toca terminarla el resto de días, y todavía recuerdo aquel año que estuvimos una semana a base de patés, quesos y jamón.

Pues hasta aquí el primer post de Nochebuena. Espero que os lo paséis en grande y no os excedáis con la comida... y la bebida.





No hay comentarios:

Publicar un comentario